Canes barranquilleros en High School

Así como los niños son enviados al colegio para que aprendan, actualmente también es común llevar a los perros a un lugar donde puedan ser cuidados, adiestrados y puedan comportarse de tal forma que no incomoden en casa ni fuera de ella. Barranquilla cuenta ya con un espacio acogedor dedicado a los perros. 

Se trata del club canino ‘Doggies School’, que ofrece varios beneficios como colegio, hotel, guardería y spa, logrando brindar un hábitat natural, en el que puedan sentirse libres, cuidados y a su vez, son entrenados. Sus fundadores son una pareja apasionada por los animales, particularmente por los perros. Alvaro Monsalve Suárez, Médico veterinario, y su esposa Liliana Rivera Cruz, Administradora de Empresas, provenientes de Charalá, Santander, llegaron a la Costa hace cinco años y construyeron un hogar que hoy tiene como fruto a su hija Paula de dos años y un bebé en camino.

Este proyecto surgió por la iniciativa de varios compañeros de universidad que ya tenían establecidos colegios caninos en la ciudad de Bogotá. A raíz de esto, Álvaro y Liliana se tomaron la tarea de indagar más acerca de dichas escuelas, obteniendo toda la información necesaria para llevar a cabo la idea. 

En agosto del 2014 por fin se establece oficialmente este lugar en la ciudad de Barranquilla, gracias al padre de Álvaro que financió el proyecto. Sin embargo, los primeros seis meses no fueron fáciles debido al desconocimiento del tema en la ciudad. Pero a medida que fueron pasando los días, lograron darse a conocer a través de volantes publicitarios y haciendo presencia en eventos relacionados con mascotas.

TODOS COMO FAMILIA

Para Álvaro, Liliana y su hija Paula, los perros hacen parte de su familia. Tanto así, que tienen ocho perros propios de distintas razas, como Chihuahuas, Bulldog francés e inglés, Golden Retriever, Springer Spaniel, y criollo. Todos llegaron por distintas causas, como abandono, otros porque los dueños no podían tenerlos o simplemente por adopción. Pero para esta familia, su amor y pasión por los perros es tan grande, que sacrifican parte de su tiempo libre, para dedicarlo al bienestar de las mascotas que día a día habitan en ese lugar.

UN LUGAR LLENO DE LIBERTAD

Los perros por naturaleza son animales libres; el ser humano se ha encargado de domesticarlos encerrándolos en una casa y muchas veces, negándoles un espacio en el que puedan estar equilibrados energéticamente. Como consecuencia a este acto, muchas veces los perros expresan su inadaptación haciendo daños materiales o ladrando mucho, por ejemplo, derivando una problemática para mantenerlos acomodados al entorno.

En este club canino, los perros reciben atención personalizada las 24 horas al día y habitan en un sitio campestre donde pasan todo el tiempo en actividad, están libres, corren, se rodean de otros perros para drenarse energéticamente. Este espacio es importante tanto para las mascotas como para muchos de sus dueños que no tienen el tiempo necesario para brindarles una mejor calidad de vida. 

A diario, Álvaro y Liliana enfocan su entusiasmo hacia los perros, cuidándolos y entrenándolos para que desarrollen mecanismos de obediencia, como aprender a sentarse, dar la pata, atender al llamado, caminar al lado, estar quietos y de esta manera puedan comportarse dentro de cualquier ambiente. Los caninos además tienen la oportunidad de establecer un vínculo de socialización entre ellos, con el fin de enseñarlos a interactuar con cualquiera de su misma especie.

 

EL BUS AMARILLO

Al ser las mascotas tan importantes como cualquier ser vivo, esta pareja les brinda un trato digno y significativo para atenderlos de la mejor manera. De ese sentir surgió la idea de crear el ‘Bus amarillo’, un transporte ‘escolar’ en el que trasladan a los perros diariamente, los recogen por las mañanas y los vuelven a dejar por las tardes en sus hogares. Al principio, el bus causó curiosidad entre los barranquilleros pero ya es común verlo pasar por los perros ‘estudiantes’ que ya están acostumbrados al vehículo, tanto así, que cada vez que lo ven llegar, salen corriendo emocionados para subirse.

TIEMPO DE DIVERSIÓN

El principal objetivo de la diversión es pasar el tiempo de manera agradable. Esto mismo sucede en el club canino de Álvaro y Liliana, donde también hay espacio para festejar los cumpleaños de los caninos; hay música, comida, globos, entre otros implementos utilizados comúnmente para un agasajo. Pero este especial evento es aprovechado para obtener un gran beneficio en pro de las mascotas: les piden a los dueños como regalo, una cuota para la esterilización de otros perros. 

Gracias al amor, pasión y perseverancia que ha tenido la familia Monsalve Rivera con los animales, han logrado sacar adelante su proyecto de vida; ese que han ido fortaleciendo a través de su esfuerzo y dedicación con cada uno de los canes que hacen parte de su diario vivir y regresan felices a sus hogares luego de un día lleno de actividades y nuevas experiencias, sin contar con los ‘amigos’.

Revista petLovers Caribe

‘Somos una revista impresa y digital que destaca el estilo de vida de las personas que aman las mascotas, valoran y cuidan nuestro medio ambiente’.

EDITORIAL

logo-publiatlantic.png
© 2018 Revista petLovers Caribe. Todos los derechos reservados. Designed By Dixara.co

Revista petLovers Caribe